sábado, 7 de enero de 2012

Mi guía en el Camino

En este nuevo año, me dispongo a ir relatando aquello que constituyó mi auténtica guía del camino. No me refiero a la guía externa de por dónde tenía que conducir mis pasos, pues con seguir la flecha amarilla y pararme en los albergues lo tenía todo resuelto. Me refiero a la guía que me construí para que mi mente fuera focalizada en algo y aquellos cuarenta días no sólo me sirvieran de evasión de la rutina, sino de transformación.

Me dispuse a observar al mundo, al hombre y a Dios.

Los primeros tres días los dediqué a la observación del mundo, entiendo éste como un espejo que nos proyecta nuestra propia imagen.
Si somos generosos vemos todo lo que el mundo o la naturaleza nos brinda.
Si estamos resentidos vemos carencias.

Aunque me consta que no puedo percibir la realidad tal cual es, deduje que lo que sí puedo y debo hacer es limpiar mi espejo.

2 comentarios:

  1. Estaremos expectantes a tus Relatos

    Un Saludo y...

    Feliz 2012

    ResponderEliminar
  2. Saludos desde Compostela.
    Y siempre Buen Camino!!

    ResponderEliminar